h1

¿Qué refleja mi espejo?

octubre 4, 2007

De repente, abro los ojos, oigo un ruido a mi izquierda, es el despertador, hoy empiezo el instituto.

Me levanto sin muchas ganas y como cada mañana me meto en la ducha. Al salir, me pongo el albornoz y miro el espejo, está empañado. Al pasar mi mano por él, me vienen los recuerdos de la cena de despedida del que fue mi colegio durante 13 años y en el que he hecho grandes amigos, algunos de los cuales, no sé cuándo volveré a ver.

 El espejo vuelve a empañarse  y, de repente, vuelvo a la actualidad y pienso:

         ¿Cómo serán mis profesores, serán parecidos a los de antes?

         ¿Haré muchos amigos? , ¿me costará adaptarme?

 Vuelvo a pasar la mano por el espejo.

Atrás han quedado estos dos meses de verano, en los que he pasado calor y sobre todo sueño, pero en los que me he dado cuenta de que por muy duro que sea estudiar lo es mucho más trabajar.

Aunque todo no ha sido trabajo, ya que mis días de fiesta los aprovechaba al máximo.

 El espejo vuelve a estar empañado, mi madre me llama para que baje a desayunar.

Hoy es mi primer día de instituto y el próximo día que vuelva a desempañar el espejo quién sabe los recuerdos que me traerá.

Ferran Pardo

h1

Septiembre. Primero de bachillerato.

octubre 3, 2007

Acabo de regresar de mi primer y ajetreado día de clases. Antes de sentarme a la mesa para comer una suculenta comida casera, me dirijo hacia el servicio. Lavo mis manos y me miro en el espejo buscando uno de esos granos que, a nuestras edades, son tan frecuentes. Entonces, me pongo a recordar mi imagen de unas semanas atrás. Mi rostro ha palidecido ligeramente desde el verano. Me desespero pensando en lo rápidamente que ha pasado el tiempo. Además de la palidez de mi piel, percibo que mi semblante está más serio y atento.¡Se acabaron los días de verano en los cuales mi máxima preocupación era sacar a mi perra de paseo! Ahora tengo que trabajar mucho, ser organizado con los estudios y, sobre todo, prestar mucha atención en clase. Pero, como ya he mencionado, el tiempo pasa volando y antes de que nos demos cuenta ya seremos personas de mediana edad y atareadísimas en lo que respecta a los quehaceres de la vida. Entonces, será cuando echemos en falta los días en los que “solo” teníamos que estudiar.

Cristian Mayer

h1

Más allá de las aulas (Ciberpaís)

septiembre 7, 2007

Voy de sorpresa en sorpresa.
Los blogs de aula del IES Isabel de Villena (Felipe Zayas) y del IES Serrallarga (el nuestro) aparecen hoy reseñados en el Ciberp@ís, en la sección “Weblog”. Como no puede consultarse en abierto por ser artículo de pago, me limito a dar mostrar la imagen y a postear la noticia. Aunque es más que una mera información, es también un reconocimiento.

ciberapis0.jpg

h1

En el recital de poesía

marzo 27, 2007


GRACIAS A TODOS
h1

TE NECESITO A TI

marzo 7, 2007

Estoy triste y sin amor,
Tengo una soledad en mí
No puedo dormir por vos,
Depresivo estoy por ti.
Tú eres mi inspiración,
Luchaste por mi y yo por ti.
Ahora la soledad esta aquí,
Te necesito a ti.
¿Volverás algún día?
– Responderme esta pregunta-
Te echo de menos a ti,
Venid, por favor, venid,
Responderme con un sí.
Me duele el corazón,
Presiento el fin en mí,
No volveré a verte a vos.
En el cielo estaré por ti,
Allí espero ser más feliz.

h1

El romance de un día en la playa

marzo 7, 2007


Ayer se fue a comprar
al mercado de raval,
muchas chicas encontró allá.

En una pobre se fijo,
ella a la playa lo llevo
donde ella su flor perdió.

Entonces se enfado
al peder su bonita flor
que en la playa se la dejo
y nunca más la encontró

h1

ROMANCE DE LA CAMPESINA MAL MARIDADA

marzo 7, 2007

Campesina, campesina,
campesina de mi amor.
Ocupada estaba ella
ocupada en su labor.
– Mirad quien viene, mujer,
el ávido recaudador
a recaudar impuestos
para su padre Ramón.
– No os preocupéis, amiga,
por el hijo recaudador,
yo lo voy a detener
no paséis ningún temor.
El príncipe se apeó
y el tributo exigió.
Campesina, campesina,
campesina de mi amor.
El joven prendado queda
de su belleza interior,
ella refleja en su rostro
el odio hacia el traidor.
Él olvida su tributo
y a si descubre su amor.
Campesina, campesina,
campesina de mi amor.
Ella acepta el matrimonio,
traiciona a su corazón.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.