h1

noviembre 3, 2005

No se había curado Sancho de echar sueltas a Rocinante , seguro de que le conocía por tan manso y tan poco rijoso, que todas las yeguas de la dehesa de Córdoba no le hicieran tomar mal siniestro. Ordenó, pues, la suerte, y el diablo (que no todas veces duerme), que andaban por aquel valle paciendo una manada de hacas [1] galicianas de unos arrieros yangüeses, de los cuales es costumbre sestear con su recua en lugares y sitios de yerba y agua, y aquel donde acertó a hallarse don Quijote era muy a propósito de los yangüeses.
Sucedió, pues, que a Rocinante le vino en deseo de refocilarse con las señoras facas, y saliendo, así como las olió, de su natural paso y costumbre, sin pedir licencia a su dueño, tomó un trotico algo picadillo y se fue a comunicar su necesidad con ellas. Mas ellas, que, a lo que pareció, debían de tener más gana de pacer que de ál,`[2] recibiéronle con las herraduras y con los dientes, de tal manera, que a poco espacio se le rompieron las cinchas, y quedó sin silla, en pelota. Pero lo que él debió más de sentir fue que, viendo los arrieros la fuerza que a sus yeguas se les hacía, acudieron con estacas, y tantos palos le dieron, que le derribaron malparado en el suelo.

[1] jacas, yeguas
[2] que de lo otro

Capítulo XV

Sugerencias:
1. Ponle título a este episodio de las jacas y Rocinante
2. Elige la palabra y/o eufemismo que más te guste de todos los que ha empleado Cervantes para referir este frustrado encuentro sexual equino. (en negrita están los míos)
3. Imaginad esta escena personificada. ¿No se os representa una pelea de discoteca a altas horas de madrugada? ¿Quién no conoce a un Rocinante -habitualmente manso- que haya perdido los papeles delante de una cuadrilla de jacas con arrieros?

¡No maltratéis el diccionario, no os ha hecho nada!

Desde Argamasilla, y con cariño,

La sufrida profe

Anuncios

One comment

  1. Después de leer con avidez este fragmento escogido, proponemos un título (el resto de las actividades no las hacemos de momento. Nuestra profe nos ha advertido que las tendremos que hacer más adelante). ¿Qué os parece el de “En donde se cuenta que Rocinante se encontró descompuesto y sin hacas”?. Obsérvese que hemos omitido lo de “Mi haca galopa y corta el viento cuando pasa por el puerto caminito de Heré”, que es lo que Dulcinea está cantando ahora.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: