Archive for 30 diciembre 2005

h1

Don Quijote y el jabalí (Mireia y Laura)

diciembre 30, 2005

Don Quijote y el jabalí

Don Quijote, un hidalgo convertido en caballero andante por la locura que le causaron los libros de caballerías, iba por el bosque acompañado por su escudero Sancho y pensando en su amada Dulcinea cuando de pronto se encontró un jabalí de grandes colmillos que le gruñía. Sancho empezó a gemir de miedo y se escondió con su borrico detrás de un árbol. Don Quijote, en su locura, creyó que se trataba de un ogro y chillando como un poseso, arremetió contra el animal, lanza en alto. El animal se asustó, echo a correr, y se perdió en la espesura. Sancho salió de su escondite, con el disgusto pintado en la cara:
-¿Qué necesidad tenia vuestra merced de atacar a ese jabalí?
-Pero si tu te fuiste a esconder como un niño miedica mientras yo hice huir al malvado ogro Pantacruel, venido del mismo infierno!
-¡Perdóneme vuestra merced pero si eso no era un jabalí yo no soy de los Panza!
-¡Pero si…! Debe ser que los malvados encantadores me han jugado otra mala pasada…bueno, vámonos a dormir.
Y al amanecer, siguieron camino en busca de nuevas aventuras y desafíos.

Don Quijote y el jabalí (apócopes)

Don Qui, un hid con en ca an por la lo que le cau los li de ca, iba por el bos a por su es San y pen en su a Dul cuan de pron se en un ja de gran col que le grua. San em a ge de mi y se es con su bo de de un á. Don Qu, en su lo, cre que se tra de un o y chi co un po, a con el a, lan en al. El a se a, e a co, y se per en la es. San sa de su es, con el dis pin en la cara:
-¿Qué ne te vue mer de ata a ese jaí?
-Pe si tu te fui a es co un ni mi mien yo hi hu al mal o Pan, ve del mis in!
-¡Pe vue mer pe si eso no era un ja yo no soy de los Pan!
-¡Pero si…! De ser que los mal en me han jug o ma pa..bue, vá a dor.
Y al ama, si ca en bus de nue aven y des.

Read the rest of this entry ?

Anuncios
h1

DRAGONES AMARILLOS (SERGI SORIANO Y SERGI GARRIGA)

diciembre 22, 2005

Malditas aventuras que no son más que desventuras, se decía Sancho, cuando su amo vio tres excavadoras en una obra.
Mira, querido Sancho, que enormes dragones amarillos.
Tenemos una nueva aventura que realizar.
Don Quijote alzó su lanza y se dirigió a todo galope hacía la más grande de las excavadoras. Dijo Sancho:
Señor Don Quijote, que le van a matar, no ve vuestra merced que eso no son dragones sino excavadoras.
Don Quijote ya no lo escuchaba por el ruido de las máquinas.
Al llegar partió su lanza contra un cristal y lo rompió, Don Quijote salió despedido hacia atrás y cayó al suelo. El que conducía la excavadora era Sansón Carrasco (El bachiller) quien puso en el cuello del hidalgo los dos dientes de la pala, y dijo:
– Ríndete y vuelve a tu aldea para siempre. Don Quijote regreso al pueblo en excavadora, y con la autoestima por los suelos.

h1

A tod@s

diciembre 21, 2005

Y… (para los amantes del sudoku, aqu va un combinado de cifras y letras)

Read the rest of this entry ?

h1

DoN QuIjOtE y LoS aCeItUnErOs (CELIA)

diciembre 16, 2005

Bien entrado ya septiembre, iba el caballero Don Quijote acompañado de su siempre fiel escudero Sancho Panza. Después de varios días de largo y pesado viaje, fueron a meterse en un extenso olivar.
Allí había varias decenas de personas recogiendo la aceituna. Don Quijote, en su fantasía, se dio a entender que los aceituneros vareando los olivos para que cayeran las aceitunas, eran caballeros con sus respectivas lanzas luchando contra unas bestias que les habían robado toda su fortuna, y pensando que las aceitunas eran los escudos que caían de sus alforjas se unió a ellos diciendo:
-¡No os preocupéis aguerridos caballeros, que ya está aquí el caballero de la triste figura que libra a los ultrajados de su amargura, con su fiel escudero Sancho panza
-¡Yo os ayudaré a acabar con estos malditos ladrones,- dijo Don Quijote con ira- Sancho, coge un saco y ayuda a estos nobles caballeros a recoger sus escudos!
-Pero señor- dijo sancho mientras iba cogiendo los sacos- ¿no ve vuestras merced que eso no son bestias sino olivos y sus aceituneros vareándolos para recoger las aceitunas?
-¡Cállate Sancho! ¿Otra vez llevándome la contraria? ¡Recoge los escudos y cierra la boca!
Sancho, tan obediente como siempre, se puso a recoger aceitunas como los aceituneros. Mientras que el demente hidalgo luchaba acaloradamente contra los olivos, haciendo caer gran cantidad de aceitunas de ellos.
Los aceituneros, reía y le seguían la corriente por el provecho que sacaban de la locura de Don Quijote.
Se pasó horas y horas vareando olivos, mientras él se pensaba que luchaba contra unas bestias ladronas.
Una vez acabada la jornada de trabajo de los aceituneros vio como recogían las armas y los sacos con los “escudos” y los cargaban en carretas.
Don Quijote, al acabar tan cansado de su lucha, por fin se dio cuenta de que eran aceituneros con sus aceitunas, y entonces vio que Sancho le dijo la verdad, pero Don Quijote tan imaginativo como siempre dijo:
-Esto ha sido sin duda obra del mago Frestón que ha cambiado a las bestias, los escudos y los caballeros por simples olivos, aceitunas y aceituneros.
E ahí otra aventura de Don Quijote imaginaria del cual se sentía muy orgulloso de saber que como había vencido a las bestias ladronas, pues el mago Frestón las convirtió en humildes aldeanos trabajando.

Read the rest of this entry ?

h1

onomatopeyas (María)

diciembre 15, 2005

Una vez acabado de desayunar en la venta, ñam, ñam, ñam, don Quijote y Sancho bajaron al establo, cloc, cloc, cloc, a buscar al caballo, iii, iii, y al borrico, ioo, ioo.
– ¡Sancho! pum, no te preocupes, ras, ras, encontraremos a ese ladrón, bf, y le haremos pedazos, zas, zas, en un abrir y cerrar de ojos, pim, pam, pum.
– No puede estar muy lejos, juas, juas, respondió Sancho, aish.
Don Quijote, fiu, fiu, vio a un individuo ala, ala, con un borrico, ioo, ioo, andando, tac, tac, tranquilamente por el prado, fss, fss.
– ¡Mira! Sancho allí está, aj, aj, ha sido el ventero, que por no pagarle lo debido, fas, fas, ahora nos está fastidiando, ggrr, ggrr.
Don Quijote le propinó unos golpes, plasca, plasca, con el primer palo que encontró, clas, clas.
El ventero acabó por los suelos, zas, zas. Entonces, Sancho se dio cuenta de que aquel no era su borrico, fiu, intentó disculparse, mua, mua, y le dio lo poco que tenía, ja, ja, ja.

h1

DON QUIJOTE Y EL CASTILLO ENCANTADO (Sarai Ramos)

diciembre 14, 2005

Don Quijote y su fiel escudero tomaron rumbo a Barcelona. Fue un camino largo y bastante tranquilo, pero al llegar a Tarragona encontraron unos hermosos castillos.
-Sancho, contempla este gran castillo que nunca en tu vida has visto, ni verás.
A lo que contestó boquiabierto:
-¡Qué sabio es vuestra merced, pues tanta razón tiene! Ay, si mi Teresita lo viera, qué feliz se pondría.
Al entrar al castillo vieron que no había nadie, por lo que Sancho dijo:
-Pues si no hay nadie seguro que nos podemos quedar, ¿no cree, señor?
-Sancho, no está bien quedarse con las pertenencias de otras personas, pero hoy será una excepción, pues venimos tan cansados del viaje…
Estuvieron rondando el castillo por separado y don Quijote se encontró con una bella doncella.
-Buenas noches, siento molestarla hermosa doncella, pero mi escudero y yo estábamos cansados y decidimos entrar, y al ver que no había nadie pensamos quedarnos.
-No importa. Vuestra merced sabrá lo que hace.
Don Quijote se apresuró a llamar a Sancho y como era muy tarde decidieron que lo mejor era irse a dormir, sin ni siquiera cenar. Y así fue.
Alrededor de las 2 de la madrugada, se despertaron porque escucharon unos ruidos terroríficos en el pasillo. Asomaron la cabeza con la puerta entreabierta y al ver a unos fantasmas-que no eran más que doncellas disfrazadas- dando vueltas y haciendo ruidos extraños dieron un grito y huyeron de allí.
Cuando al fin consiguieron llegar al establo, Sancho se dio cuenta de que le habían robado el yelmo a su señor, pero no dijo nada del miedo que tenía.

VERSIÓN I

Don Qui y su fiel es to rum a Bar. Fue un ca lar y bas tran, pe al lle a Ta en u her cas.
-San, con es gran cas que nun en tu vi has vis ni ve.
A lo que con bo:
-¡Qué sa es vues mer, pues to la ra ti! Ay si mi Te lo vi, qué fe se pon.
Al en al cas vie que no ha na, por lo que San di:
-Pues si no hay na se que nos po que, ¿no cree se?
-San, no es bi que con las per de o per, pe hoy se u ex pues ve tan can del lar vi…
Es ron el cas por se y don Qui se en con una be don.
-Bu no, sien mo her don, pe mi es y yo es can y de en, y al ver que no ha na pen que.
-No im. Vues mer sa lo que ha.
Don Qui se a a lla a San y co era muy tar de que lo me era ir a dor, sin ni si ce. Y así fue.
Al de las 2 de la ma, se des porque es u rui te en el pa. A la ca con la puer en a y al ver a fan dan vuel y ha rui ex di un gri y hu de a.
Cuan al fin con lle al es don guar el ca y el bo San se dio cuen de que le ha ro el yel a su se, pe no di na del mie que te.
Read the rest of this entry ?

h1

diciembre 14, 2005

Malas noticias. El ciclismo est de luto, pero no porque haya muerto ningn ciclista, sino porque lo que ha muerto es una ilusin, la ilusin de volver a ver a Roberto Heras hacindonos disfrutar, un verano ms, de este bellsimo deporte. Y es que el resultado del contraanlisis ha dado positivo, una pena, una pena que se carguen a un deportista como Roberto solo por dar positivo en una prueba que ya de por s es poco fiable. Bien es cierto que si se descubre que un deportista de lite hace trampas, debe de ser castigado severamente, pero creo que este no es el caso. Y yo lanzo una pregunta al aire que dudo que alguien la pueda responder Qu necesidad tenia Heras de tomar sustancias de ese tipo cuando tan solo quedaba una semana para finalizar el campeonato y cuando contaba con ms de treinta minutos sobre el segundo clasificado el ruso Denis Menchov? Eso, ogame usted, es de sentido comn, y el comit de competicin lo deberia de tener en cuenta, porque esta cuestin no tiene ni pis ni cabeza. El caso es que todo este tumulto de situaciones han hecho mucho dao al corredor salmantino de Bjar y la gran mayoria de sus seguidores, no todos, se sienten engaados por l, yo no, Roberto va a seguir siendo mi dolo deportivo, porque yo le creo y no puedo imaginar que este seor cometiese la locura de doparse a falta de una semana y sabiendo la de controles antidoping que se venan practicando. Ahora, llega un largo periodo de tiempo en el que el bejerano y su abogado podrn recurrir a todos los tribunales que haga falta, pero el dao causado sobre el ciclista, eso no hay tribunal que lo quite. Yo solo espero que no se siga manchando el nombre de un deportista, al que en mi opinin, hay que quitarse el sombrero delante de l, porque para m Roberto Heras va a ser siempre el ciclista nmero uno del mundo.

Read the rest of this entry ?