h1

DoN QuIjOtE y LoS aCeItUnErOs (CELIA)

diciembre 16, 2005

Bien entrado ya septiembre, iba el caballero Don Quijote acompañado de su siempre fiel escudero Sancho Panza. Después de varios días de largo y pesado viaje, fueron a meterse en un extenso olivar.
Allí había varias decenas de personas recogiendo la aceituna. Don Quijote, en su fantasía, se dio a entender que los aceituneros vareando los olivos para que cayeran las aceitunas, eran caballeros con sus respectivas lanzas luchando contra unas bestias que les habían robado toda su fortuna, y pensando que las aceitunas eran los escudos que caían de sus alforjas se unió a ellos diciendo:
-¡No os preocupéis aguerridos caballeros, que ya está aquí el caballero de la triste figura que libra a los ultrajados de su amargura, con su fiel escudero Sancho panza
-¡Yo os ayudaré a acabar con estos malditos ladrones,- dijo Don Quijote con ira- Sancho, coge un saco y ayuda a estos nobles caballeros a recoger sus escudos!
-Pero señor- dijo sancho mientras iba cogiendo los sacos- ¿no ve vuestras merced que eso no son bestias sino olivos y sus aceituneros vareándolos para recoger las aceitunas?
-¡Cállate Sancho! ¿Otra vez llevándome la contraria? ¡Recoge los escudos y cierra la boca!
Sancho, tan obediente como siempre, se puso a recoger aceitunas como los aceituneros. Mientras que el demente hidalgo luchaba acaloradamente contra los olivos, haciendo caer gran cantidad de aceitunas de ellos.
Los aceituneros, reía y le seguían la corriente por el provecho que sacaban de la locura de Don Quijote.
Se pasó horas y horas vareando olivos, mientras él se pensaba que luchaba contra unas bestias ladronas.
Una vez acabada la jornada de trabajo de los aceituneros vio como recogían las armas y los sacos con los “escudos” y los cargaban en carretas.
Don Quijote, al acabar tan cansado de su lucha, por fin se dio cuenta de que eran aceituneros con sus aceitunas, y entonces vio que Sancho le dijo la verdad, pero Don Quijote tan imaginativo como siempre dijo:
-Esto ha sido sin duda obra del mago Frestón que ha cambiado a las bestias, los escudos y los caballeros por simples olivos, aceitunas y aceituneros.
E ahí otra aventura de Don Quijote imaginaria del cual se sentía muy orgulloso de saber que como había vencido a las bestias ladronas, pues el mago Frestón las convirtió en humildes aldeanos trabajando.


2ª VERSION

Bien entrao ya septiembre, iba el colgao de Don Quijote acompañao del chupa culos de Sancho Panza. Después dunos cuantos días dun viaje cacho largo y cacho pesao, fueron y se metieron en un olivar mazo grande.
Había un montón de peña recogiendo aceitunas. El señor Don Quijorte, tas chalao como siempre, le entró la paranoia de que los que recogían las aceitunas zumbándole a los olivos eran caballeros con sus armas dandole una curra a unos bichos que les habían chungao toa la pasta, y el pavo pensando que las aceitunas era el “money” que caían de las talegas se acopló pa ellos diciendo:
-¡No preocuparse gente! ¡Que aquí estoy yo pa salvaros el pellejo!
-Tu, sancho, coge un saco y ayuda a estos a recoger la guita anda.
-Pero tío! – Le dijo el Sancho mientras iba cogiendo los sacos- ¿¡no ves que eso no son bichos nen!? ¡Que son olivos desos y la peña currando!
– ¡Cierra el pico, no me lleves más la contraria que te calzo dos mecos que pa que! ¡Y ponte a recoger la guita ostias!
El sancho tan pelotero como siempre se puso a pillar lo que podia como los demas. De mientras que el majara del otro les metía ca palo a los arboles que los vaciaba.
Los aceituneros se partian el culo de verlo y le seguian la corriente pa trabajar menos.
Se pasó tol día zumbando a los arboles de mientras que se pensaba que le metia a un bicho.
Cuando ya se acabó la jornada, el pavo se fijó en como recojian las armas y los sacos con “la guita” y lo cargaban en carretas.
Don Quijote cansao de su lucha, al final se pispó de que eran aceituneros con sus aceitunas, y entonces pa no quedar mal de que era verdá lo que le dijo el Sancho dijo:
-¡Esto ha sio el mago ese que me tiene manía! Que los ha convertio pa dejarme mal!
Y hala, otra aventura desas imaginarias del Quijote.

Anuncios

One comment

  1. TIA EL TEXTO ESTA MUY BIEN. ME A GUSTADO MUCHO. ESPERO QUE NO SEA EL ULTIMO.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: