h1

Don Quijote y la labradora (Miriam Pérez)

enero 10, 2006

Iban Don Quijote en su caballo Rocinante y Sancho en su borrico, el uno como siempre pensando en su dulce y amada Dulcinea y el otro en comer unos buenos huevos fritos con chorizo. Por el camino se encontraron a una campesina joven y bella que estaba recogiendo las patatas del huerto. Don Quijote cegado por su belleza, se acercó, pisó las patatas, y las dejó hechas puré. La pobre campesina, desolada por el desastre, empezó a insultar con graves palabras a Don Quijote pero los insultos eran para el gran hidalgo halagos, palabras de amor, una muestra de su amor hacia él. Sancho, al darse cuenta, le dijo a su señor:
-Mi señor, pero ¿qué está diciendo?, esa joven no le está declarando su amor.
-Pero, ¿qué dices, Sancho? No ves que está enamorada y me está confesando lo que siente por mí.
-Mi señor, vuestra merced piensa que una dama de tal belleza y de tal juventud se puede enamorar de un caballero como usted.
-¿Qué dices, Sancho?. Está cegada por mi encanto.
La campesina, asombrada por la conversación, se empezó a reír de tal manera que la pobre no podía ni con su alma.
Don quijote y su fiel escudero se asombraron del comportamiento de la bella dama pues ¡¡¡se estaba riendo en las narices de un caballero!!
Pero Don Quijote, a pesar del comportamiento de la muchacha, se enamoró de ella. Al rato, apareció el esposo de la dama a la que el Caballero de la Triste Figura había destrozado el huerto. La campesina le explicó lo ocurrido a su esposo, pero Don Quijote es un ir y venir ya no estaba.
Sancho Panza fue en busca de él. Don Quijote le confesó a su escudero que se sentía muy mal por haberse enamorado de ella y haberle sido infiel con el pensamiento a su amada Dulcinea. A lo que añadió:
-¡Maldita la hora en que los encantadores me maldijeron!! Yo, Don Quijote, me castigaré por el falso amor que he sentido por la joven labradora.

ONOMATOPEYAS

Don Quijote y Sancho se encuentran con una joven y bella labradora que está recogiendo patatas, xip, xap, xip, xap. Y el corazón del caballero pu-pum,pu-pum, Don Quijote prendado de su belleza se castiga por sus pensamientos zas, zas, zas, pues le ha sido infiel a su amada Dulcinea, muac, muac, muac .

Anuncios

2 comentarios

  1. Mimi, te ha quedado muy bien lcete anda y escribenos algo, pero eso de la onomatopeya no es lo tuyo ja,ja!! dedicate a otra cosa y nos aras un favor a todos, PD:comprate un pin xP


  2. Don Quijote no se puede enamorar de una simple labradora porque le a jurado su amor a Dulcinea y ademas la labradora tiene “novio” y se ha de casar con el porque sino estaria mal visto y ella es demasiado joven



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: